miércoles, 26 de octubre de 2011

TORTUGA GALÀPAGOS
Tortuga galápago Las tortugas Galápagos, cuyo nombre científico es el de Geochelone nigra, son las tortugas más grandes que existen (más de 400 Kilos) y la más antigua debe tener más de 170 años.
Estas tortugas gigantes estuvieron distribuidas por todos los continentes, excepto Australia y la Antártica, pero hoy en día solo podemos encontrarlas en zonas delimitadas como las islas oceánicas de Las Galápagos y en la isla Aldagra de las Saychelles.
Viven principalmente cerca de la costa sobre suelos cálidos y secos de lava bañados por el Océano Pacífico.
Pueden alcanzar una longitud superior al metro y llegan a sobrepasar los 250 kilos.
En Galápagos se han reconocido más de 15 subespecies de esta tortuga, aunque a día de hoy solo sobreviven 11 y todas ellas en peligro de extinción como consecuencia de la caza, la destrucción de su hábitat, etc.
Se tiene conocimiento de tortugas que han sobrevivido hasta 14 meses sin comida ni agua.
Fotos de Tortugas Galápagos
Las distintas subespecies de esta particular tortuga se diferencian en aspectos como la forma del caparazón, el tamaño, la longitud del cuello o la longitud de las extremidades.
Foto de tortuga gigante galápagos
Tortuga galápagos

Tortuga Galapagos
tortuga galapagosExisten 15 sub-especies de tortugas gigantes de Galapagos.
Algunas de ellas prefieren las zonas altas de las Islas mas grandes debido a su humedad, el abundante pasto y por los pequeños estanques de agua en donde beben y descansan.
Otras Tortugas prefieren las Islas con

pocas elevaciones, terrenos secos y con gran variedad de vegetación espinosa como los cactus.
Las mas grandes concentraciones de tortugas en Galapagos se encuentran en el Volcan Alcedo en la Isla Isabela y también en las montañas de la Isla Santa Cruz.

Encuentre Información de Vuelos y Tarifas a Galapagos aqui

La tortuga Galapagos crece continuamente por alrededor de 30 a 40 años hasta alcanzar un tamaño aproximado de 1,50 mts. De largo y llega a pesar cerca de 500 libras (230 kg).
Vale la pena mencionar que nadie sabe exactamente cuando puede llegar a vivir una tortuga gigante en Galapagos, sin embargo se cree que fácilmente pueden alcanzar los 150 años de vida y a veces mas!

Los Caparazones.-

Las Tortugas gigantes en las Islas Galapagos vienen en tres versiones y se clasifican de acuerdo a su hábitat:1) Las de Caparazón en forma de Domo, que caracterizan a las Tortugas que viven en las Islas con gran humedad y abundante vegetación, como por ejemplo en las Isla Santa Cruz y en algunos volcanes de las Isla Isabela.
2) En forma de Silla de Montar, con una elevación en la parte frontal (para facilitar la extensión del cuello), es característico de las tortugas que viven en las zonas áridas y con menos vegetación.
Un ejemplo de estas tortugas son aquellas que viven en las Islas Española, Fernandina, Pinta y Pinzón, donde existen árboles de cactus y arbustos.
3) Y finalmente existe una raza intermedia que se encuentra en la Isla Santa Fe, que combina las características de las dos anteriores.
Estos patrones en la Tortuga Galapagos fueron cruciales para demostrar a Charles Darwin que los distintos ambientes y entornos de las Islas permitían diferentes versiones de animales los cuales crecían y evolucionaban (a través del tiempo) en nuevas especies.
Inclusive el Gobernador de Galápagos en aquella época, le dijo a Darwin que las tortugas con cuellos largos son principalmente encontradas en las Islas mas áridas y con el cactus como la planta predominante.
En ese tiempo, este simple hecho no tuvo mucho sentido para Darwin, pero ese "simple hecho" es el que se usó en el Origen de las Especies. A veces los simples hechos tienen aplicaciones complejas.
La Tortuga verde del Pacifico también pertenece a las Islas Galapagos. Esta tortuga Galapagos tiene un caparazón mas plano y mas aerodinámico. Entre todas las tortugas ésta es la más veloz y puede nadar a una velocidad de 30 km por hora.
Siempre se debe diferenciar a las Tortugas de acuerdo al hábitat en donde viven, siendo así que las mas acuáticas se las deberá llamar tortugas de mar o acuáticas y las que viven en tierra firme simplemente se las debe llamar tortugas como por ejemplo la tortuga Galapagos.
Claro que esto no quiere decir que ninguna de las dos va al agua o a tierra respectivamente.
Es mas, las tortugas acuáticas tienen que ir a tierra para depositar sus huevos y las Tortugas gigantes de Galapagos van al agua para refrescarse. La diferencia radica en el lugar en el que pasan la mayor parte de su tiempo.
Las tortugas en Galapagos viven una vida tranquila y pacifica. En las mañanas toman baños de sol para calentar su cuerpo. El dia para estas tortugas finaliza en la tarde aproximadamente a las 5:00 PM.
Para mantenerse calientes o abrigadas suelen dormir rodeadas de arbustos o en el lodo.
El Parque Nacional Galapagos y la Estación Charles Darwin están constantemente trabajando para preservar a la tortugas gigantes Galapagos y su medio ambiente.

La tortuga de las Galápagos o tortuga gigante de las Islas Galápagos (Chelonoidis nigra) es la más grande de las especies vivas de tortugas terrestres, alcanzando pesos de más de 400 kg y longitudes de más de 2 metros, con la esperanza de vida en el medio silvestre de más de 100 años, es uno de los más longevos vertebrados. Un individuo vivió en cautiverio por lo menos 170 años. La tortuga es originaria de siete de las Islas Galápagos, un volcán archipiélago de unos 1.000 kilómetros al oeste del Ecuador continental. Los exploradores españoles que descubrieron las islas en el siglo XVI, llamaron a las islas galápagos, queriendo decir la tortuga. El tamaño del caparazón y la forma varían entre poblaciones, mientras que en las islas con tierras altas y húmedas, las tortugas son más grandes, con caparazones más abovedados y cuellos cortos, en las islas con tierras bajas y secas, son más pequeñas, con caparazones y cuellos largos. Estas diferencias de cada isla jugó un papel en la creación de la teoría de la evolución de Charles Darwin. Los números de individuos disminuyeron de más de 250.000 en el siglo XVI a alrededor de 3.000 en los años 1970, que fue causada por la caza de carne de tortuga y de petróleo, separación de hábitat para la agricultura, y la introducción de animales no nativos, tales como ratas, cabras y cerdos. Siete subespecies de las diez originales sobreviven en la naturaleza. Una octava subespecie (Geochelone nigra abingdoni) tiene sólo un individuo viviendo, en cautiverio, conocido como El Solitario Jorge. Los esfuerzos de conservación a partir del siglo XX han dado lugar a miles de especímenes criados en cautividad, los menores son liberados en sus islas originarias, y se estima que el número superó 19.000 al inicio del siglo XXI. A pesar de esta recuperación, la especie en su conjunto está clasificado como "Vulnerable" por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Taxonomía

Las islas Galápagos fueron descubiertas en 1535, pero apareció por primera vez en los mapas, de Gerardus Mercator y Ortelius Abraham , aproximadamente en 1570. Las islas fueron nombradas "Insulae de los Galopegos" (Islas de las Tortugas) en referencia a las tortugas gigantes que se encuentran allí. Inicialmente, la tortuga gigante del Océano Índico y las de las Galápagos fueron considerados como la misma especie. Los naturalistas pensaban que los marineros habían transportado a las tortugas. En 1783, Johann Gottlob Schneider clasificó todas las tortugas gigantes como indica Testudo ("indio tortuga "). En 1812, August Friedrich Schweigger]] las llamo Testudo gigantea ("tortuga gigante"). En 1834, André Marie Constante Duméril y Gabriel Bibron clasifican las tortugas de Galápagos como una especie separada, que llamaron Testudo nigrita ("tortuga negro").

[editar] Comportamiento

Algunos individuos son sedentarios, mientras que a otros parece gustarles la idea de desplazarse, por lo que exploran nuevos territorios. Sin embargo todas deben refugiarse en las horas, colocándose a la sombra de un árbol, entre arbustos o sumergiéndose en pozas de agua lodosa, la que por cierto le quita los parásitos. En ocasiones las tortugas estiran su cuello y sus extremidades, en una pose que llama a los pájaros a acercarse y alimentarse de sus parásitos. Frente a cosas desconocidas, esta especie suele acercarse, oler y luego morder el objeto de su interés

Subespecies

Las características morfológicas del gran caparazón óseo de las tortugas de las Galápagos varían de acuerdo con el ambiente de cada isla. Esta variabilidad permite subdividir la especie en las subespecies, listadas abajo, cada una característica de una isla, o de una parte de ella. Esta diversidad morfológica fue reconocida por Charles Darwin, durante a su visita al archipiélago en 1835, y le sirvió como uno de los argumentos para sustentar su teoría de la evolución de las especies.
Ubicación del archipiélago de las Galápagos.
Dependiendo del hábitat en que habiten estas subespecies se pueden reconocer tres formas básicas en el caparazón que se relacionan con el modo de vida de las tortugas. Un caparazón con forma de domo es característico de las tortugas gigantes que habitan en ambientes húmedos, como en la Isla Santa Cruz o en algunos volcanes de la Isla Isabela. Esta forma les permite desplazarse entre la densa vegetación sin quedar atrapadas entre las ramas. Las tortugas de caparazón con forma de silla de montar pertenecen a hábitats desérticos y con poca vegetación, además poseen una elevación en la parte frontal este, que les permite estirar el cuello más que al resto de las tortugas y así alimentarse de las hojas altas de arbustos y de las pencas de los cactus. El tercer tipo de caparazón posee características intermedias de los dos anteriores.
La distribución de todos los taxones de tortugas de las islas Galápagos.

La posibilidad de resucitar la especie

Análisis filogenéticos puede ayudar a "resucitar" esta especie extinta de Floreana. La especie es sólo conocida por restos subfósiles. En algunas tortugas de Isabela Chelonoidis becki se encontró coincidencias parciales con el perfil genético de los especímenes de Chelonoidis nigra depositados en colecciones de museo, posiblemente indicando la presencia de híbridos originados por una población trasplantada por humanos desde Floreana a Isabela,1 2 o de individuos arrojados por la borda de los buques para aligerar las cargas.3 Nueve descendientes de tortugas de Floreana han sido identificados en la población cautiva del centro de cría de Fausto Llerena en Santa Cruz. Esto permite la posibilidad de restablecer una reconstrucción de especie mediante la cría selectiva basándose en estos animales híbridos.4










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada